Make your own free website on Tripod.com

Cci-civica
Principal Arriba Ca Cce-certificado Cci-civica Cclase-com Ccon Ccooperacion-cz Ccuaderno-cruz

 

CICLOS DE CONFERENCIAS

CIENCIA DE LA ADMINISTRACIÓN

CIENCIA DE LA ADMINISTRACIÓN

CIRCUNFERENCIA CEFALICA

CIUDAD DEL NIÑO

CIUDAD UNIVERSITARIA

CIUDADANO (la formación ciudadana en la escuela primaria en Cuba):

CIVICA, EDUCACION

 


CICLOS DE CONFERENCIAS.

Modalidad de superación que se organiza para grupos de profesores, investigadores y profesionales con el objetivo de actualizar conocimientos en distintas ramas de la ciencia y la técnica. Pueden ser organizados a solicitud expresa de los propios interesados o por otras necesidades. Son actividades propiciatorias del desarrollo de nuevas capacidades.

 

Julia Añorga Morales, Dora Luisa Robau Shelton,

Giselda Magaz Cáceres, Elvira Caballero Cárdenas,Aida Julia del Toro

GLOSARIO DE TÉRMINOS DE EDUCACIÓN AVANZADA. CENESEDA/República de Cuba

 

CIENCIA DE LA ADMINISTRACIÓN.

La ciencia de la Administración según nos expresa Melinkoff R. (1990), "posee un conjunto de leyes, principios y teoremas, de aplicación práctica a la actividad productiva del hombre, y representa en la administración un sistema de conocimientos sobre la sociedad y el pensamiento".

 

Bibliografía:

MELINKOFF, Ramón V. (1990): Los Procesos Administrativos. Editorial Panapo. Caracas.

 

MARIN DÍAZ. JOSÉ CLEMENTE Y RODRÍGUEZ V. MARÍA GORETTY

Escuela de Educación. Universidad Central de Venezuela

 

CIRCUNFERENCIA CEFÁLICA..

La cabeza que al nacimiento representa casi la cuarta parte del tamaño corporal, reduce su crecimiento representando únicamente una sexta parte del cuerpo hacia los 14 años. Para medir el crecimiento cefálico nos valemos del perímetro craneal o circunferencia cefálica, que al nacimiento varía entre 33 y 37 cm.. Aumenta progresivamente 1,5 cm. por mes en los primeros 6 meses; 0,5 cm. por mes entre los 6 y 12 meses y a partir del segundo año aumenta aproximadamente un centímetro por año.

Es una medida de gran ayuda, pues nos permite controlar el crecimiento de la circunferencia craneana y comprobar sino existen dificultades en la calcificación y en el espacio que contiene la masa encefálica.

Palabras Claves: Perímetro Craneal, Perímetro Cefálico

 

Bibliografía:

García M., Emilia y otros. "Biología, Psicología y Sociología del Niño en Edad Preescolar". Ediciones CEAC. Barcelona-España, 1987.

Magarici, Meyer. "Características y Cuidados del Recién Nacido Normal." Pediatría y Puericultura. Hospital de Clínicas Caracas.1996.

 

FERNANDEZ VILLEGAS, ELVIRA Y JENY GONZALEZ CASTRO

Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela

En: El Tema del Preescolar en el DLAE.

Trabajo Especial de Grado para Optar al Titulo de Licenciado en Educación.

 

CIUDAD DEL NIÑO.

Instituciones donde los niños encuentran, además de recreaciones adecuadas, los elementos necesarios para su cultura y protección, y donde se le prestan servicios semejantes a los que se proporcionen a los obreros de los centros cívicos, sociales y deportivos destinados a éstos.

 

ANDRES LASHERAS, JESUS (Compilador)

Diccionario de Educación. PANAPO. Caracas, 1993

 

 

 

CIUDAD UNIVERSITARIA.

Se denomina así al conjunto de instituciones universitarias (facultades, residencias), concentradas en un lugar determinado.

 

ANDRES LASHERAS, JESUS (Compilador)

Diccionario de Educación. PANAPO. Caracas, 1993

 

 

 

CIUDADANO (la formación ciudadana en la escuela primaria en Cuba):

La preocupación de la humanidad por la formación de los hombres que en ella conviven es algo consustancial a su surgimiento y evolución. Desde las civilizaciones más antiguas se aprecia un continuado interés en el perfeccionamiento del hombre, en que los niños recibieran una formación que les permitiera el aprendizaje de valores y creencias que los convirtieran a la postre en ciudadanos modelo, lo cual no se limitó a la sociedad en su conjunto, sino que fue, a su vez una preocupación y una ocupación de la institución familiar.

En ese interés en el "...mejoramiento humano" anhelado por nuestro José Martí se inscriben múltiples intentos por lograr desde la educación institucional una formación del hombre para el cumplimiento de sus deberes y su vida en sociedad.

Pero, ¿cómo conseguir esto?, ¿cómo lograr que los individuos se conviertan, efectivamente, en ciudadanos mejores?

Diversas pueden ser las respuestas a tales interrogantes, pero en lo que sí parece haberse logrado consenso en la actualidad es en el hecho de que el desarrollo de los adultos está indisolublemente ligado a las experiencias de la infancia. De ahí que compartamos el criterio de que:

"...si los niños de hoy serán los hombres del mañana y si el bienestar de la nación depende de cómo actúen éstos, es evidente que la infancia debe ser tema de estudio y de reflexiones profundas..."2

Así aparece la instrucción cívica que implica la preparación para la ciudadanía, para el cumplimiento de los deberes y derechos cívicos y para el conocimiento de las leyes fundamentales del Estado, como medio que permita el logro de una actividad práctica consecuente con estos conocimientos.

La educación cívica, pues, ha de ser la educación que posibilite la comprensión del Estado, se esencia y funciones, así como la educación del individuo para colaborar como miembro activo en la realización de esas funciones, este propósito va más allá de cualquier forma política específica, pues sin dudas, toda forma política precisa de la educación de los ciudadanos para la comprensión, el afianzamiento y el perfeccionamiento de la maquinaria estatal.

Varios elementos han incidido en el mundo actual en la socialización de los niños, entre ellos vale destacar:

- El crecimiento de la población en edad escolar.

- Aumento de leyes obligatorias relacionadas con la educación.

- Cambios introducidos en el tiempo curricular asignado a las diferentes asignaturas que conforman las ciencias sociales en primaria.

- Cambios operados en la posición social de la mujer, particularmente la ampliación universal de su derecho al voto.

Todo esto ha propiciado la extensión de la condición de persona y ciudadano a los niños. (Ramírez, 1993).

Son éstas, en nuestra opinión, poderosas razones para que los educadores de hoy no declinemos en el empeño de conseguir que la formación de estos niños como ciudadanos cabales, el conocimiento por ellos, y más aún, que la concordancia y actuación consecuente con las normas de comportamiento individual y colectivo esté entre los fines de la educación y se materialice convenientemente.

Una de las conquistas del proyecto social cubano ha sido la educación, la cual constituye un logro distintivo de este proyecto en el ámbito latinoamericano y mundial, que se mantiene aún a pesar de las actuales condiciones de crisis económica.

Constituyen para los cubanos cosas del pasado el analfabetismo, los niños sin asistir a las escuelas, las aulas sin maestros, el no acceso de todos a la educación, aún en las áreas rurales y en zonas urbanas de las llamadas marginales. No escapan, no obstante, a nuestra atención las cuestiones que aún faltan por lograr para alcanzar la perfección por la que trabajamos.

Aún así, no está ajena la educación a la influencia de la actual situación social en la que nos encontramos inmersos, fundamentalmente en lo que respecta a la proliferación de conductas y actitudes que se alejan de los propósitos y normas sociales establecidos previamente.

Esto exige un replanteo de aspectos puntuales que permitan el perfeccionamiento del sistema educativo encaminado a la formación de ciudadanos, no sólo como miembros de una colectividad nacional, de un país, sino también como seres pertenecientes y defensores de los intereses permanentes de la humanidad.

Consideramos, en tal sentido, completamente válido en nuestros días los presupuestos expresados por Medardo Vitier:

"...si hay un programa que la República debe realizar, lucen en él dos objetos primordiales. Son dos fines de conjunto y de ellos dependerá lo demás. En primer término, que perdure la nacionalidad cuyo precio ha sido un siglo de esfuerzos y contiendas. En segundo, que aportemos rendimiento útil a lo universal humano, que por mucho que un pueblo se concrete a la solución de sus dificultades, por reducido que sea y por enamorado que esté de su historia, todo cuanto haga, durará si se incorpora a los intereses permanentes de la humanidad..."3

De este modo la educación general, y en particular, la educación cívica ha de enfilarse al afianzamiento de la identidad nacional y cultural, de los valores patrios y de los valores cívicos, es decir, de la entereza de ánimo para cumplir los deberes de la ciudadanía.

Vale pues, sobre todo en esta hora, reflexionar ¿qué es realmente lo que la educación debe garantizar?, si tenemos en cuenta que es precisamente la actual joven generación la que debe enfrentar los desafíos que impone a la nación el próximo siglo, ¿cómo debe ser el hombre que se forme en este tiempo y para nuevos tiempos? ¿qué cualidades debe tener el cubano de todos los tiempos? ¿cómo lograr tales fines?

Para nosotros está claro que se precisa formar personas con una mentalidad sensible a los valores cívicos y que es a la escuela a quien corresponde convertir las nociones cívicas en objeto de aprendizaje. Esto es sólo posible si se cuenta con educadores preparados para asumir los retos que tal meta implica en las actuales circunstancias, si se logra:

"...Que el profesor esté tan seguro de que la bondad humana, la justicia, la lealtad a las mejores tradiciones de la raza, tienen tanta realidad como las leyes científicas..."4

Partimos del hecho de que los niños de hoy serán los hombres del mañana y del derecho que tienen los niños a recibir una atención que posibilite el normal desarrollo de sus potencialidades, de ahí que consideremos la contribución que la escuela puede y debe hacer al mejoramiento y enriquecimiento de los ambientes de socialización del niño en la familia, la escuela y la comunidad, que posibilite su desarrollo integral y su preparación para la vida.

Si el hombre tiene que enfrentarse a un proceso de socialización que justifica su existencia como tal, es necesario prepararlo para ello, si el hombre se conduce por valores que orientan su actuación, es necesario formar esos valores; pero si como en nuestro caso esos valores tienen un fundamento histórico y forman parte de la idiosincrasia del pueblo es necesario que en la lucha por sobrevivir y defender nuestras conquistas no se pierdan estos valores para que no se pierda la Patria.

En tal sentido proponemos que hoy la educación debe buscar las vías más eficaces para lograr estos fines y, fundamentalmente, hacer realidad el principio pedagógico de educación para la vida.

En nuestra opinión, educación para la vida significa preparar al hombre en la sociedad y para la sociedad, lo que exige la aprehensión de todo cuanto pueda ayudar al hombre a satisfacer sus necesidades vitales, lograr independencia, capacidad de orientación, poseer sentimientos y valores en correspondencia con su idiosincrasia, es decir, prepararlo para su gestión como ciudadano.

Sin embargo, la educación ciudadana constituye algo más que un programa especial de conocimiento, se trata de poner de relieve ámbitos relacionados con la ciudadanía, se trata de organizar una influencia sistemática y coherente de todos los factores que intervienen en la educación de los más jóvenes: la familia, la comunidad y la escuela.

Consideramos la educación ciudadana como el sistema de acciones educativas que preparan al escolar para la vida personal y social y que garantizan el conocimiento de actividades, derechos y deberes de los ciudadanos en su relación con el estado y la sociedad.

En este orden las acciones o influencias educativas deben dirigirse a:

- Formación moral: supone el conocimiento de las normas morales reconocidas y establecidas por la sociedad y su cumplimiento en diferentes situaciones de la vida cotidiana. En ellas ha de expresarse el humanismo, el comportamiento ciudadano y el sentimiento de la dignidad propia.

- Formación laboral: exige un conocimiento de la importancia de la actividad laboral a fin de lograr en los educadores una actitud positiva hacia el trabajo físico, el aprovechamiento de conocimientos, hábitos, habilidades y la contribución a la selección de la futura profesión en correspondencia con los intereses personales y necesidades sociales.

- Formación política: exige del conocimiento de las nociones políticas en que se sustenta la sociedad en que se vive y una conducta correspondiente con aquel. Supone la formación de una cultura política que permita al individuo en el futuro desenvolverse en el sistema político. Sus medio principales son el estudio de la historia, la literatura, el dominio de la lengua y la información.

- Formación jurídica: supone el conocimiento de las leyes vigentes en el país, la observación de las mismas y su comprensión como valioso instrumento para lograr el orden del desarrollo de la sociedad.

En nuestra opinión, corresponde a la escuela la misión de organizar y dirigir el sistema de acciones educativas que de forma conectada, relacionada y regular contribuyan a cristalizar los propósitos anteriormente expresados.

Hemos encontrado, en nuestra experiencia docente, algunas insuficiencias que lastran el cumplimiento de los objetivos propuestos para la Educación Cívica como materia especial de estudio, considerada en nuestro Sistema Nacional de Educación en 5º. grado en el subsistema de educación primaria y en 9º grado en el subsistema de educación media básica. Nos dedicaremos a analizar particularmente la situación en la escuela primaria.

¿Cuáles son esas insuficiencias?

1.- Los maestros refieren, de manera casi unánime, las necesidades de preparación, ampliación y actualización en los temas que trata la asignatura, especialmente el concerniente a la Legalidad Socialista, donde se aprecia un particular desconocimiento de los conceptos jurídicos y de temas que por su significación debe conocer el maestro, así como por su incidencia en el contenido del programa.

2.- Los métodos empleados para desarrollar las actividades docentes contribuyen poco o nada a la consecución de los propósitos de la asignatura a lo que se suma el hecho de que la bibliografía que se emplea, sobre todo por los maestros es escasa y muy elemental.

3.- La inclusión en los planes de formación y superación de profesores de los Talleres de Cívica es reciente, lo cual atenta contra las exigencias del propio Sistema Nacional de Educación para el que se preparan, pues no se ha trabajado de un modo regular atendiendo a las nuevas exigencias del conocimiento, la pedagogía y la didáctica especial de la Educación Cívica.

4.- La contribución de otras asignaturas a la formación ciudadana es aún escasa y no obedece a un diseño único y sólidamente estructurado.

Atendiendo a lo anterior nos hemos propuesto ofrecer un conjunto de sugerencias que, en nuestra opinión, podrían contribuir al reforzamiento de la formación ciudadana en la escuela primaria y constituirían un importante elemento auxiliar a la labor del maestro, no sólo en la actividad docente, sino también en la educación de los padres y en la preparación del personal que apoya la docencia para contribuir igualmente en esta significativa dirección.

En primer lugar, es necesario ver la educación ciudadana como una necesidad y eje central del trabajo de la escuela. Esto supone un nivel de concientización del enfoque educativo de la enseñanza, es decir, partir del carácter educativo de todo cuanto el alumno debe aprender, haciendo valer la importancia de estos conocimientos para la vida.

La planificación y organización del sistema de acciones debe corresponder a un grupo de profesionales con experiencia pedagógica, que sean ejemplos de ciudadanos, y a todos los organismos del centro y la comunidad con incidencia en él, por tanto, no aparecerá como algo espontáneo, sino que su carácter organizado permitirá la evaluación de los logros y dificultades.

Deberá considerarse tarea principal en el trabajo de la escuela la educación ciudadana que se dé a los estudiantes por las repercusiones que esto tendrá en la vida futura de cada uno de ellos individualmente y en la vida futura de la comunidad y la nación.

Sugerimos que, además de considerar las exigencias que de modo general plantea la sociedad a la escuela para la determinación de la estrategia de educación ciudadana en la escuela primaria, se tengan también en cuenta los problemas sociales concretos de las familias y la comunidad en que está enclavada la escuela. De este modo, y teniendo en cuenta estos elementos podrá realmente convertirse en el núcleo fundamental de la formación ciudadana de los individuos.

 

El sistema de acciones educativas debe partir de la clase, por tanto, exige de una preparación general del maestro y de su ejemplo. Sin embargo, no sólo la clase de Cívica, encargada de dar tratamiento al sistema de conocimientos básicos para la formación ciudadana contribuirá, sino que el maestro debe dejar explícito en su trabajo desde cualquier asignatura cómo incide aquélla en la formación ciudadana de sus alumnos.

La búsqueda de información entre maestros en ejercicio sobre la aplicación de la relación intermateria demostró que aunque los programas de todas las asignaturas incluyen objetivos educativos que apuntan a la educación ciudadana, los maestros no aprovechan en todos los casos las oportunidades que les brinda el sistema de conocimientos de las diferentes asignaturas, en muchas ocasiones por falta de claridad de los fines de la educación ciudadana, por no conocer cómo contribuir desde otras asignaturas o por falta de implementación práctica. Por ello consideramos que en reuniones o talleres que se convoquen al efecto pueden originarse debates y análisis de cómo lograr ésto; intercambios y generalizaciones de las mejores experiencias y elaboración colectiva de proposiciones u orientaciones metodológicas.

Por su parte, las actividades extraclases o extradocentes que oriente el maestro pueden ser de utilidad en tanto contribuyen a la sistematización de conocimientos y a la ejercitación de conductas y modos de actuación. El instructor o auxiliar pedagógico, y el bibliotecario escolar pueden ser, de hecho, los principales auxiliares del maestro en lo concerniente a la formación ciudadana de los niños. Su contribución puede consistir en organizar juegos, charlas, lecturas comentadas, debates, concursos, etc., en el centro, en los que participen los escolares y/o familiares y/o miembros de la comunidad.

Consideramos, además, que es preciso vincular a la familia a esta actividad, lo cual puede lograrse mediante la orientación de aspectos esenciales de la educación ciudadana de los niños. Esto supone, en primer lugar, una paciente labor de concientización de la responsabilidad de los padres y la familia en general hacia la conducta ciudadana de los hijos y de las vías para su correcta adecuación, por ello la escuela de padres es una de las alternativas de mayor significación y alcance.

Es una exigencia básica para todos los maestros primarios su preparación general en los aspectos que incluye la formación ciudadana. En este sentido, el dominio de los conceptos básicos para enfrentar esta tarea es primordial. En nuestros intercambios con los maestros primarios se evidenció la necesidad de apoyar la actividad del maestro, la cual se dificulta por la dispersión de la información relativa al tema y la inaccesibilidad de algunos documentos.

Decidimos, en consecuencia, elaborar un Diccionario Temático que contiene conceptos básicos para la formación ciudadana, y del programa de Educación Cívica, así como materiales que amplían la información sobre temas importantes para la actividad del maestro. Ejemplos: Familia, Constitución en Cuba, los Derechos Humanos, etc.

Finalmente, nos parece pertinente determinar dentro de los elementos considerados dentro de la educación ciudadana ¿qué debemos lograr en el escolar primario? Una de las tareas para la orientación de los niños de esta edad nos señala que es necesario dotar al niño de nociones, desarrollo de sentimientos a través de vivencias y utilizar modelos como influencia educativa, por ello, es necesario que el maestro precise qué debe lograr en sus alumnos, tanto integral como parcialmente. Proponemos que al trazar los objetivos, se gradúen teniendo en cuenta las exigencias de la educación ciudadana para la edad en concreto. Ofrecemos cuáles son, en nuestro criterio, las direcciones fundamentales de la educación ciudadana y los indicadores a medir en la escuela primaria. (Ver Anexo).

Aunque de reciente creación, los "Talleres de Educación Cívica" para maestros en formación y en ejercicio han despertado expectativas positivas y se convierten en incentivo para crear e innovar. Nuestra experiencia nos demostró que su utilidad va mucho más allá del tratamiento metodológico o teórico, sino que además promueve el conocimiento acerca del papel del maestro, la importancia de su patriotismo y su ejemplaridad, tanto profesional como personal, esto supone un desarrollo consciente de la vocación por el magisterio, la sensibilidad y el tacto pedagógico en el tratamiento y manejo de los problemas educativos de la familia y la comunidad, de igual modo, propicia una clara convicción del papel del maestro en la relación escuela-familia-comunidad.

Sólo convirtiendo la educación ciudadana en un objetivo esencial en la educación general de los escolares primarios y logrando que la escuela organice el sistema de acciones educativas que de manera sistemática y coherente incluyen desde la clase hasta las actividades extraescolares, extradocentes, la preparación de los padres y la vinculación de la comunidad podrá realmente conseguirse que la actuación de los hombres del mañana contribuya al "bienestar de la nación", "que perdure la nacionalidad cubana" y que "aportemos rendimiento útil a lo universal humano".

 

TAREAS DE LA EDUCACIÓN CIUDADANA EN LA ESCUELA PRIMARIA.

 

FORMACIÓN MORAL FORMACIÓN LABORAL

- Conocimiento de las normas morales reconocidas y establecidas por la sociedad. - Reconocer la importancia del trabajo como actividad humana útil a la sociedad.

- Apreciar las manifestaciones de conducta positivas y negativas con espíritu crítico. - Reconocer las actitudes positivas hacia el trabajo físico.

- Respetar a los demás en su integridad.

- Manifestar en su conducta disposición hacia la colaboración y amistad.

 

FORMACIÓN POLÍTICA FORMACIÓN JURÍDICA

- Conocer las nociones políticas en que se sustenta la sociedad, el Estado, las organizaciones de masas, etc. - Reconocer el carácter necesario de las leyes, su importancia y necesidad de cumplirlas.

- Reconocer la justeza de la Revolución, así como sus logros. - Apreciar las conductas negativas que constituyen violación de las normas jurídicas o delitos.

-Ejercitar la democracia en las actividades de su organización. - A partir de 4to. grado introducir nociones sobre las sanciones que establece la ley, así como los derechos de los sancionados.

- Informarse a través de la prensa, la historia y la literatura de los conocimientos más importantes. - Conocer en lo esencial el significado de los derechos humanos y sus manifestaciones en Cuba.

- Mostrar apego a su tierra, respeto a la historia, admiración por los héroes.

 

NOTAS

1 Ponencia presentada en el evento Pedagogía 95, La Habana, Cuba.

2 Ramírez, Francisco O. Reconstitución de la infancia; Extensión de la condición de persona y ciudadano. Revista Iberoamericana de Educación. (España): (1):234, enero-abril 1993.

3 Vitier, Medardo. La eseñanza y la cohesión cubana. En: Bueno, Salvador. Los mejores ensayistas cubanos. La Habana: Editora Popular de Cuba y el Caribe. 2do. Festival del Libro Cubano. s.a.p.71.

4 Ibidem.,p.73

 

BIBLIOGRAFÍA:

Becerra Barney, Manuel Francisco. Educación para el desarrollo/ Manuel F. Becerra Barney.-- Colombia: Ministerio de Educación, 1990.--212p.

Ciudadanía. En: Diccionario de Ciencias Sociales. Tomo 1, (1975).--pp.396-399.

Ciudadano. En: Diccionario de Ciencias Sociales. Tomo 1, (1975).--pp.399-400.

Cívico. En: Diccionario de la Lengua Española. Tomo 1. (1984).--p. 322.

Cívico. En: Enciclopedia del idioma. Diccionario histórico y moderno de la Lengua Española. Tomo 1. (1958).-- p.1083.

Cívics. En: Grolier Encyclopedia. Vol. 5, (1956).--p.281.

Cívics. En: The world book encyclopedia. Vol. 5, (1951).--p. 1457.

Civil. En: Diccionario enciclopédico hachete-Castell. (1985).--p.320.

Educación cívica. En: Diccionario de Pedagogía. Tomo 1. (s.a.).--pp. 999-1005.

Educación cívica. En: Diccionario de Pedagogía. (1966).-- pp.78-79.

Educación cívica. En: Diccionario de Pedagogía. Tomo 1. (1964).--pp.300-301.

Educación Política. En: Diccionario de Pedagogía. Tomo 1. (1964).--pp. 313-314.

Martí, José. Ideario pedagógico / José Martí.-- La Habana: Editorial Pueblo y Educación, Centro de Estudios Martianos, 1990.--147p.

Pango Vildoso, Grover. Educación para la vida /Grover Pango Vildoso.-- Lima: Editorial Escuela Nueva, S.A., 1985.--44pp.

Ramírez, Francisco O. Reconstitución de la infancia: Extensión de la condición de persona y ciudadano. Revista Iberoamericana de Educación. (España): (1): 227-243, enero-abril 1993.

 

LÓPEZ RODRÍGUEZ DEL REY, MARÍA M., ILVIA VÁSQUEZ CEDEÑO,

ISABEL PÉREZ CRUZ Y ENAIDA RODRÍGUEZ BERNAL

Universidad de Cienfuegos, Cuba

 

REVISTA DE PEDAGOGIA VOL. XVII Nº 5. ESCUELA DE EDUCACION UCV 1996

 

 

CÍVICA, EDUCACIÓN.

Materia del plantel de estudio que tiene por objeto la preparación para la ciudadanía mediante el conocimiento de las leyes fundamentales del estado, y de los derechos y deberes cívicos.

 

ANDRES LASHERAS, JESUS (Compilador)

Diccionario de Educación. PANAPO. Caracas, 1993

Principal Arriba